Corporación y Municipalidad de Villa Alemana condenan actos de xenofobia y racismo ocurridos en Iquique

La Corporación Municipal y la Municipalidad de Villa Alemana, en conocimiento de los acontecimientos sucedidos en la ciudad de Iquique durante el fin de semana pasado, no pueden estar ajenas a los actos de xenofobia, racismo y violencia propiciados por un grupo de personas contra familias extranjeras. Condenamos estas acciones ya que no son parte de nuestros principios institucionales, los cuales apuntan a velar por la salud y educación de niños, jóvenes y adultos, donde existen funcionarios, estudiantes y usuarios que son extranjeros.

La Educación es un proceso de aprendizaje que abarca las distintas etapas de la vida de las personas y que tiene como finalidad alcanzar el desarrollo espiritual, ético, moral, afectivo, intelectual, artístico y físico, mediante la transmisión y cultivo de valores, conocimientos y destrezas, enmarcado en el respeto y valoración de los Derechos Humanos y de las libertades fundamentales, de la diversidad multicultural y de la paz (Ley General de Educación, 2009).

Desde Salud, la OMS en su Política de Salud para migrantes declara que sus principios se sustentan en promover el acceso equitativo en la promoción y la atención de la salud para las personas migrantes; promover cooperación bilateral y multilateral con relación a la salud de las personas migrantes “entre todos los países que participan en el proceso de la migración” y no establecer restricciones arbitrarias a la circulación, estigmatizadoras o prácticas discriminatorias a las personas migrantes basadas en las condiciones de salud que estos experimentan.

Estos principios, se vieron vulnerados, sin considerar las dificultades y problemas de las personas involucradas (que incluían niños y niñas), quienes no solamente perdieron sus pertenencias y recursos materiales, sino que además fueron insultados y maltratados de forma discriminatoria, profundizado el estado deprivado en que se encuentran.

Como municipalidad integradora y bien tratante, invitamos a nuestra comunidad a reflexionar y empatizar en referencia a la crisis humanitaria, la cual mueve a personas con la esperanza de encontrar un mejor futuro, dejando atrás sus pertenencias, familia e incluso su cultura, que como chilenos también nos ha tocado vivir en el extranjero.

Invitamos a las autoridades gubernamentales a desarrollar políticas de migración e integración efectivas que resuelvan la crisis que observamos en el norte de Chile, asumiendo una responsabilidad activa ante los hechos ocurridos el día sábado pasado en la ciudad de Iquique.